miércoles, 1 de marzo de 2017

Adolescentes que actúan como agentes de salud entre sus iguales - DiarioMedico.com

Adolescentes que actúan como agentes de salud entre sus iguales - DiarioMedico.com



ASESORAN, ORIENTAN Y ACOMPAÑAN EN SEVILLA

Adolescentes que actúan como agentes de salud entre sus iguales

El proyecto Agentes de Salud, del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, tiene como objetivo detectar y solucionar los principales problemas de salud de los adolescentes a través de otros jóvenes, con los que puedan sentirse más identificados.
Carmen Cáceres Calle. Sevilla | dmredaccion@diariomedico.com   |  01/03/2017 10:54



María Victoria Rodríguez Romero

María Victoria Rodríguez Romero, médico de familia del centro de salud ‘Nuestra Señora de las Nieves’ de Los Palacios de Sevilla (DM)
El Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla dirige el proyecto Agentes de Salud, cuyo objetivo está dirigido a detectar y solucionar los problemas en los adolescentes, implicándolos como parte activa. Se trata de jóvenes estudiantes de la ESO que se forman en distintas disciplinas: alimentación saludable y ejercicio físico; habilidades sociales; prevención del consumo de alcohol, tabaco, cachimbas, cigarro electrónico, drogas ilegales; educación sexual, métodos anticonceptivos y ETS; nuevas tecnologías; RCP básica y primeros auxilios; y prevención del acoso escolar.
Actúan en su entorno como referentes entre sus iguales, ya que asesoran, orientan y acompañan a otros jóvenes en cuestiones relacionadas con la salud y sirven de unión entre los profesionales y los adolescentes. "Se seleccionan los Agentes de Salud con la colaboración de los Orientadores de los Centros Educativos, ofreciendo dos plazas por nivel (1º, 2º, 3º y 4º de la ESO)", explica a Diario Médico María Victoria Rodríguez Romero, médico de familia del centro de salud ‘Nuestra Señora de las Nieves' de Los Palacios, de Sevilla.
Los adolescentes tienen que formalizar una ficha de preselección y los seleccionados cumplimentar una ficha de inscripción y firmar el compromiso de participar en las reuniones mensuales, desempeñar las funciones de los Agentes de Salud, tener un comportamiento y actitud adecuados, así como mantener la confidencialidad de las personas que solicitan ayuda. Durante ocho semanas, una o dos horas a la semana y en horario de tarde para no interrumpir sus clases, reciben formación impartida por distintos profesionales. Se finaliza todo este período con la entrega de un diploma reconociendo las enseñanzas recibidas.
"Existe un equipo multidisciplinar de profesionales (médicos de familia, enfermeros, orientadores, técnicos de ciudades ante la droga, la coordinadora de Sanidad del Ayuntamiento, Policía Local y Guardia Civil) a los que pueden consultar o derivar al igual", ha comentado Rodríguez. Además, de un grupo de WhatsApp para convocar reuniones y actividades, y realizar consultas a través de WhatsApp privado. "Aparte de las reuniones mensuales de puesta en común, se programan actividades lúdicas para cohesionar al grupo y que conozcan otras opciones de ocio".
Resultados

La iniciativa en el ámbito de la prevención y promoción de la salud de los jóvenes cuenta actualmente con 54 adolescentes implicados "y tenemos lista de espera pero no queremos más de 70 para poder trabajar de manera adecuada", ha asegurado Rodríguez.
El Agente de Salud recoge en fichas de registro las actuaciones que realiza, recabando datos sobre sexo, edad, situación, forma de intervenir y solución de la actuación. "Se han analizado 100 fichas y las intervenciones más numerosas son en acoso escolar (potenciado por una mala utilización de las redes sociales) y sexualidad, aunque nos llama la atención conductas de control de la pareja".
Respecto al consumo de alcohol, han detectado que es la droga dura de los jóvenes. De la cachimba y el cigarro electrónico han corroborado que hay mala información y desconocimiento importante de los efectos negativos para la salud. En cuanto al consumo de otras drogas, la más frecuente es el cannabis. Por otra parte, los jóvenes inician las relaciones sexuales a los 14 años aproximadamente y, a pesar de tener acceso fácil a la planificación familiar, siguen consultando a sus iguales y manteniendo prácticas de riesgo en relación a embarazos no deseados y ETS.
Según un estudio realizado por el Grado de Psicología de la Universidad de Sevilla, los demás jóvenes creen que los Agentes de Salud están bien formados y son chicos de confianza a los que pueden acudir, puesto que los entienden mejor que los adultos.
Entre las ventajas de este proyecto sociosanitario, Rodríguez ha destacado que "a los Agentes de Salud se les forma y educa en hábitos de vida saludables para siempre, lo que les hace sentirse útiles a los demás; a sus iguales les permite tener a chicos, en el ámbito escolar y de ocio, que les orientan y los ponen en contacto rápido con adultos que le resuelven sus problemas; y a los adultos les revelan los problemas reales y lo que piensan los jóvenes".
La iniciativa ha recibido una mención especial en el 25 Congreso Andaluz de Medicina Familiar y Comunitaria. "Fruto del éxito, estamos abiertos al asesoramiento y apoyo en la exportación de este modelo". De hecho, un grupo compuesto por 17 jóvenes Agentes de Salud, los dos sanitarios creadores del proyecto y representantes del Ayuntamiento de Los Palacios se han desplazado a la localidad granadina de Moraleda de Zafayona para explicar esta experiencia, dado el interés manifestado por los responsables de este municipio. Sin duda, un proyecto sin fecha de caducidad.

Cómo surgió el proyecto

Esta actividad comunitaria se inicia con un estudio del consumo de alcohol en estudiantes de la ESO del municipio de Los Palacios (curso 2011-2012), y cuyos resultados se comparan con los de Los Andaluces ante la droga (2011) de la Junta de Andalucía.
Los datos obtenidos fueron preocupantes. En Andalucía entre los 12-13 años beben un 4 por ciento, en Los Palacios un 24,5 por ciento; entre los 14-15 años en Andalucía lo hacen un 13.6 por ciento, en Los Palacios un 42,1 por ciento. La edad de inicio en Los Palacios es a los 13,6 años, en Andalucía es a los 16,9 años. El 59,6 por ciento sigue bebiendo porque le gustó la primera vez, el 36,6 por ciento porque es lo normal en su entorno y el 4.3 por ciento no tiene otra alternativa.
El estudio evidencia la existencia de un problema de salud comunitaria y motiva el inicio de un Plan Local de Actuación en el Consumo de Sustancias Adictivas en Menores, desarrollado por un equipo multidisciplinar. En las reuniones trimestrales, además de analizar la situación, diseñar estrategias y programar actividades, se pone de manifiesto la dificultad para comunicarse con los jóvenes surgiendo la figura del Agente de Salud.