viernes, 17 de marzo de 2017

Calculan que un 36% de tareas en centros sanitarios son automatizables - DiarioMedico.com

Calculan que un 36% de tareas en centros sanitarios son automatizables - DiarioMedico.com



IV JORNADAS 'ESALUD' DE ASTURIAS

Calculan que un 36% de tareas en centros sanitarios son automatizables

El reto de la tecnología no está en su generación, sino en su aplicación, según se ha señalado en las IV Jornadas eSalud de Asturias. A medio plazo, muchas de las tareas en centros sanitarios serán desarrolladas por robots o sistemas de inteligencia artificial.
Covadonga Díaz. Oviedo   |  17/03/2017 16:00
 
 

Jorge Barrero
Jorge Barrero, director general de Cotec. (DM)
La innovación es un vector importante de cambio en los sistemas sanitarios. Sin embargo, y en contra de lo que puede parecer, la incorporación de innovaciones en salud se está produciendo de manera mucho más lenta de lo que realmente sería posible, según se ha puesto de manifiesto en un congreso en Oviedo, donde se ha señalado que un 36 por ciento de las tareas que se realizan actualmente en los centros sanitarios pueden pasar a ser realizadas por robots o por sistemas de inteligencia artificial.
Así lo ha destacado Jorge Barrero, director general de la Fundación Cotec, quien ha insistido en que en los próximos años debe producirse una aceleración en la automatización en el empleo, "de modo que tareas que son hechas por humanos pasarán a ser realizadas por máquinas porque lo harán mejor, eso no supone en modo alguno que vayamos a una medicina menos humana, como algunos temen, sino todo lo contrario".
Barrero se expresó así en una mesa redonda sobre Innovación en gestión sanitaria, en el marco de las IV Jornadas eSalud de Asturias, organizadas por la agencia Salud Social Media y la Asociación RenovAcción Asturias.
Según señala, la automatización de algunas tareas permitirá al médico destinar más tiempo y esfuerzo a otras acciones en las que el ser humano no puede ser batido por una máquina "y que están relacionadas con la empatía, la humanidad y la creatividad; ahí la persona es insustituible; en cambio aquello que a diagnóstico diferencial se refiere, y a lo que el médico destina actualmente buena parte de su tiempo, eso se puede hacer mejor a través de sistema de inteligencia artificial. Hay más tareas automatizables en lo que hace un médico que en lo que hace una enfermera, aunque a algunos esto pueda sorprender".
  • Barrero considera que no se está facilitando la entrada de tecnología en el sector sanitario
Barrero ha insistido en que lo prioritario debe ser que "cada uno realice aquello en lo que es más eficiente. Se tiende a pensar que lo diferencial es el conocimiento clínico y ahí el médico es fácilmente sustituible por sistemas de inteligencia artificial que recolectan y analizan datos; y en todo aquello que, por ejemplo, en cirugía, implica movimientos repetitivos y predecibles el profesional también puede ser reemplezado por una máquina; en cambio, en lo que tiene que ver con la empatía, la moral y la ética no. Por eso pienso que en los próximos 50 años habrá una revolución en cuanto a tareas que hoy son realizadas por humanos y que pasarán a ser ejecutadas por máquinas".
Según Barrero, no tiene sentido que "el médico destine tiempo a rellenar formularios, pipetear o hacer observaciones que un sistema de inteligencia artificial puede hacer igual o mejor".
Además, en su opinión, y en contra de lo que puede parecer, "no se está facilitando la entrada de tecnología en el sector sanitario. Estamos muy por debajo de nuestras capacidades porque el reto de la tecnología no está en su generación sino en la aplicación y ahí nos queda mucho camino por recorrer". La explicación, en parte, la encuentra Barrero en la resistencia cultural al cambio; nos cuesta entender que puede haber una mejor forma de hacer las cosas aunque sea diferente a como las hemos venido haciendo en los últimos 20 años".
En la mesa participó también Rodrigo Gómez, director del Área de Gestión del Conocimiento y Talento, en la agencia para la gestión del conocimiento en salud del Servicio Gallego de Salud, quien presentó el Proyecto TI Sumas. Código 100, puesto en marcha por dicho organismo.
En concreto, se trata de implicar a los profesionales del Servicio Gallego de Salud en la gestión del conocimiento, de tal modo que puedan presentar a través de una plataforma habilitada al efecto ideas de mejora que serán sometidas después a un proceso de gestión y evaluación mediante big data, y que serán la base de líneas de actuación que se incorporarán "al diálogo técnico que mantenemos con las empresas con las que contratamos, es decir, tendremos identificados unos profesionales activos, por un lado, y por otro, unas necesidades reales de mejora planteadas por esos profesionales de todos los ámbitos que queremos transformar en propuestas de actuación". Hasta ahora se han registrado en la plataforma más de 500 profesionales y se han recibido más de 200 ideas.
  • Innovación no es sinónimo de ocurrencia
En la mesa redonda también se puso de manifiesto la importancia de diferenciar "innovación de ocurrencia, es decir, algo que puede parecer en principio una gran innovación si no es reproducible y validable realmente no lo es", señaló Ricardo Llavona, director de la Unidad de Rehabilitación de Ibermutuamur, que actuó también como moderador de la mesa.
En la misma se insistió además en la necesidad de adaptar la financiación a las peculiaridades de cada proyecto y a la fase en la que este se encuentre. "En fases iniciales es más difícil que entre el capital privado; en cambio en fases más avanzadas es necesario llevar los proyecto a un atractivo de rentabilidad para que afloren diferentes formas de financiación", ha señalado Llavona.
Otro aspecto puesto de relieve estuvo relacionado con la importancia de entender que la innovación no está relacionada solo con la tecnología de alto impacto ni con la rentabilidad económica sino también con la mejora de los procesos y de la organización, "que son cuestión que aportan mucho valor en la actividad sanitaria".