lunes, 6 de marzo de 2017

Condenada una clínica por tardar 12 años en diagnosticar un Parkinson - DiarioMedico.com

Condenada una clínica por tardar 12 años en diagnosticar un Parkinson - DiarioMedico.com



500.000 EUROS DE INDEMNIZACIÓN

Condenada una clínica por tardar 12 años en diagnosticar un Parkinson

Un juzgado ha condenado a un centro privado por la demora de 12 años para diagnosticar la enfermedad de Parkinson. El fallo señala que no se realizó una exploración neurológica reglada y adecuada a la sintomatología del paciente.
Diego Carrasco. Madrid   |  06/03/2017 14:39
 
 

Álvaro Sardinero
Álvaro Sardinero, abogado que colabora con El Defensor del Paciente. (DM)
El Juzgado de Primera Instancia número 71 de Madrid ha condenado a una compañía sanitaria privada por los daños derivados del retraso de 12 años en diagnosticar la enfermedad de Parkinson a un paciente. La sentencia explica que "no se llevó a cabo una exploración neurológica reglada y adecuada a la sintomatología del enfermo". Por los perjuicios sufridos y secuelas el juez fija una indemnización de 260.000 euros más los intereses de mora desde marzo de 2010, lo que supone que la cifra final alcance los 500.000 euros, según fuentes jurídicas.
Según la demanda presentada por Álvaro Sardinero, abogado que colabora con El Defensor del Paciente, el reclamante cuando tenía años comenzó a notare que tenía dificultad para mantenerse erguido y quieto, sufriendo un cuadro de temblor. En 1993 acudió a una de las clínicas de la compañía sanitaria donde fue diagnosticado de "temblor esencial". En 1996 fue a la consulta de Neurofisiología. Un año más tarde acudió a la consulta de Psiquiatría que apreció un "trastorno bipolar". Las consultas en los servicios de Neurología y Psiquiatría se sucedieron durante los años 2000 hasta 2007. Y no fue hasta abril de 2008 cuando el enfermo fue visitado por un neurólogo que, tras explorarle, diagnosticó la enfermedad de Parkinson.
La sentencia, que comparte en gran medida lo expresado en los informes periciales presentados por el demandante, señala que durante el periodo comprendido entre los años 1996 a 2008 acudió en "numerosas ocasiones a la consultas de Neurología y Psiquiatría sin que se realizase una exploración neurológica adecuada". De hecho, "si se hubiese actuado de forma temprana se habrían evitado años de tratamientos innecesarios y años de enfermedad con los síntomas, que si bien no se podían eliminar sí se pudo haber detenido".
El juzgado considera que existió un "retraso en el diagnóstico y en el tratamiento" que ha influido en el desarrollo de su vida. Es más, uno de los informes de Psiquiatría apuntaba la presencia de síntomas tales como "temblor intermitente en miembros superioresdificultad para la marcha, llegando a precisar silla de ruedas para su movilización". Estos síntomas podían orientar clínicamente al diagnóstico de un síndrome parkinsionano.
Por tanto, "el cuadro médico incurrió en un error de diagnóstico al no haberse detectado oportunamente un Parkinson familiar tipo PrK-2", concluye el fallo.