miércoles, 1 de marzo de 2017

El desgarro pulmonar en una toracotomía es daño desproporcionado - DiarioMedico.com

El desgarro pulmonar en una toracotomía es daño desproporcionado - DiarioMedico.com



LA TÉCNICA OPERATORIA ERA SENCILLA

El desgarro pulmonar en una toracotomía es daño desproporcionado

La Consejería de Sanidad de Madrid ha indemnizado a los familiares de una paciente que falleció tras una toracotomía. La resolución reconoce que el desgarro pulmonar que sufrió es un daño desproporcionado.
Diego Carrasco. Madrid   |  01/03/2017 13:55
 
 

Carlos Sardinero
Carlos Sardinero, abogado que colabora con El Defensor del Paciente. (DM)
Una resolución administrativa dictada por la Consejería de Sanidad de Madrid ha reconocido la responsabilidad patrimonial del Servicio Madrileño de Salud (Sermas) por mala praxis de sus servicios sanitarios. La decisión califica de daño desproporcionado el desgarro pulmonar producido durante una toracotomía, pues se trata de "una técnica operatoria sencilla".
Según se desprende de la reclamación, la paciente, de 76 años, ingresó en un hospital del Sermas para someterse a una cirugía cardíaca. Concretamente, se trataba de una sustitución de la válvula aórtica, mitral y anuloplastia de tricúspide. La enferma sufrió durante los días siguientes varias complicaciones como fracaso renal agudo, necesidad de retomar la ventilación mecánica, confirmación de un derrame pleural bilateral mediante radiografía de tórax, etcétera.
El cuadro médico ante la sospecha de hemotórax planteó la colocación de un tubo torácico derecho para realizar un drenaje pleural y favorecer la posible retirada de la ventilación mecánica. La situación clínica se complicó y ante la imposibilidad de drenar el sangrado a través del tubo del tórax, a la paciente se le practicó una toracotomía exploradora en la que se pudo objetivar importante edema de tejidos blandos y desgarro en segmento posterior de lóbulo superior derecho con sangrado activo.
Los reclamantes denunciaban mala praxis en la práctica de la toracocentesis, pues en la intervención se produjo sangrado y una parada cardiorrespiratoria. En este sentido, la toracotomía exploradora que se hizo después se detectó un desgarro que se debía a una perforación del pulmón. Además, no era un riesgo típico de la intervención y se podía haber evitado de si se hubiera realizado la técnica con cuidado.
La resolución comparte de los argumentos de Carlos Sardinero, abogado que colabora con El Defensor del Paciente, al considerar que "la sencillez de la técnica operatoria cualquier médico debería estar capacitado para realizarla adecuadamente". Sin embargo, "las consecuencias inmediatas de la operación fueron realmente llamativas provocando a la paciente una hemoptisis importante por el tubo endotraqueal y neumotórax a tensión".
El órgano sancionador recrimina la actuación de los médicos porque el inspector consultó sobre la técnica empleada y la especialidad de los facultativos que la practicaron y las "respuestas se hicieron esperar largo tiempo".
Por otra parte, el documento de consentimiento informado resulta revelador de la singularidad de las consecuencias producidas a la enferma, ya que sólo recogía los riesgos más típicos y no la posibilidad de un desgarro del tipo que sufrió la madre de los reclamantes".
La resolución judicial, que concede una indemnización de 6.000 euros, ha sido recurrida en los juzgados de lo Contencioso.