lunes, 6 de marzo de 2017

La buena imagen del SNS se recupera, pero falta equidad y acceso - DiarioMedico.com

La buena imagen del SNS se recupera, pero falta equidad y acceso - DiarioMedico.com



BARÓMETRO SANITARIO 2016

La buena imagen del SNS se recupera, pero falta equidad y acceso

La sanidad recibe un 6,5 de nota, lo mismo que antes de los recortes, el barómetro sanitario constata que el 4,4% no pudo pagar sus fármaco y el 60-70% ve igual o mejor que en 2012 la atención en hospital y AP.
Laura G. Ibañes. Madrid | laura.gutierrez@diariomedico.com   |  06/03/2017 00:00
 
 

barometro sanitario 2016 semanal
Hace tan sólo unos días que el Informe del Defensor del Pueblo sobre 2016 relataba la historia de un hombre divorciado que, tras abonar la pensión para alimentación de sus hijos, disponía mensualmente de apenas 280 euros líquidos para su propio mantenimiento y que había alertado (en vano) a la consejería de Salud de su autonomía del problema de seguridad que podría entrañar para el resto de la sociedad que él dejara de tomar la medicación que le había sido prescrita para su trastorno mental por el sencillo pero rotundo hecho de no poder pagarla.
La historia de este asturiano está lejos de ser un caso puntual y aislado, aupado por la demagogia política a los grandes titulares de la prensa. Su historia parece más bien el reflejo de lo mucho que todavía queda por mejorar en equidad del sistema sanitario.
  • Los españoles gastan el triple en bares que en fármacos
Al menos así se desprende de los datos del último Barómetro Sanitario hechos públicos por el propio Ministerio de Sanidad la pasada semana y en los que, tal y como adelantó diariomedico.com, se constata que el 4,4 por ciento de la población dejó de tomar sus medicamentos por no poder afrontar su coste. La respuesta sencilla dice que los medicamentos siguen representando una parte muy pequeña del presupuesto de las familias y que los cambios en el copago no pueden haber dañado por tanto su bolsillo hasta semejantes extremos.
No en vano, incluso tras los cambios en el copago acometidos en 2012 y teniendo en cuenta los fármacos no financiados y los comprados con receta privada, los españoles gastan menos de 100 euros al año de media en medicamentos (86 euros según la última encuesta de presupuestos familiares del INE), lo que representa la mitad de lo que desembolsan en telefonía móvil, por ejemplo, o un tercio de lo gastado en bares.
El problema, como siempre, es que las medias no dejan de ser medias, y esa realidad no impide, con todo, la situación de precariedad descrita para ese otro 4,4 por ciento de españoles que afirman no poder afrontar el pago de sus fármacos.
  • EL 70 por ciento opina que la atención primara está igual que hace cinco año o ha mejorado
Según detalla el propio barómetro hecho público por Sanidad, las mujeres (4,8 por ciento) fueron en mayor proporción que los hombres (3,9 por ciento) quienes dejaron de tomar fármacos. Y, en conjunto, los grupos de población que dejaron de tomar medicamentos por cuestión económica en mayor proporción que el resto fueron los jóvenes de 18 a 24 años (5,5 por ciento) y los adultos de 45 a 54 años (5,6 por ciento), muy por encima de los mayores de 65 años (2,3 por ciento dejaron de tomar por razones económicas los fármacos que les habían recetado). Pese a esta realidad, resulta difícil atribuir a las reformas acometidas en el copago estas dificultades para acceder a los medicamentos, en tanto el barómetro no recogía cifras sobre esta cuestión antes de la reforma de 2012 y, desde entonces, las cifras de personas con dificultades para pagar sus medicamentos se han mantenido en el 4-5 por ciento. Es decir, hay una bolsa de pacientes que no puede pagar sus fármacos, pero se desconoce si ya la había antes de la crisis y las reformas.
5 años del RDL 16/2012
Con todo, a punto ahora de cumplirse cinco años desde la publicación del controvertido Real Decreto Ley 16/2012 de reformas sanitarias y de los grandes recortes en los presupuestos autonómicos, la publicación del Barómetro Sanitario anima a hacer balance de la crisis y sus ajustes, a observar si han hecho realmente mella en la imagen, la calidad y la equidad del sistema sanitario español.
La respuesta, desde luego, no es sencilla y queda sujeta a las más variopintas interpretaciones pero, aún sin certezas, algunos de los datos del Barómetro Sanitario invitan a pensar que la imagen y la calidad percibida del sistema sanitario se han mantenido en pie (e incluso recuperado tras el azote inicial de los recortes de 2012), aun cuando la inequidad y las dificultades de acceso pudieran ser evidentes en algunos colectivos o cuestiones.
Es decir, pese a los problemas de acceso que revelan datos como los citados de abandono de tratamientos por no poder pagarlos, la buena imagen del sistema sanitario se mantendría en pie. Así al menos se desprende de la nota concedida al SNS por la población, un 6,55 sobre 10, lo que supone una mejora respecto al año anterior y la vuelta a los niveles de satisfacción con el sistema que tenía la población antes de los recortes de 2012.
AP mejor que hospital
De hecho, cuando se pregunta expresamente a la población si en los últimos cinco años ha mejorado o empeorado la sanidad, el grueso de españoles opina que está igual o ha mejorado, una situación especialmente positiva en el caso de la atención primaria.
Concretamente la relación entre los que ven igual o mejor la primaria ahora que hace 5 años y los que la ven peor es del 70 por ciento frente al 20 por ciento, respectivamente.
En el caso de la atención especializada y los hospitales la relación es algo peor, pero también claramente a favor de los ven igual o mejor la atención ahora que hace cinco años (60 por ciento) que los que afirman que ha empeorado (20 por ciento).