viernes, 17 de marzo de 2017

La esperada alianza en la evaluación de las tecnologías sanitarias - Sanidad Privada, Mutualidades Y Empresas - Elmedicointeractivo.com

La esperada alianza en la evaluación de las tecnologías sanitarias - Sanidad Privada, Mutualidades Y Empresas - Elmedicointeractivo.com

El Médico Interactivo



La esperada alianza en la evaluación de las tecnologías sanitarias

Los expertos defienden que todos los actores “han dejado atrás sus discrepancias” y han permitido “muchas iniciativas” en el que “todos están implicados”






Una evaluación de las tecnologías sanitarias en la que todos los actores caminen en la misma dirección, pero que, pese a la multitud de iniciativas, todavía existe poca coordinación. El doctor César Hernández, jefe del Departamento de Medicamentos de Uso Humano de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) dibujó la situación actual del sector en la jornada de debate Cooperación en evaluación de tecnologías sanitarias: hacia un modelo estable, celebrada la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA). Hernández, que participó en la mesa redonda Generación de evidencia adicional en la introducción de tecnologías: experiencias puestas en marcha.
Hernández hizo un repaso de una serie de medidas aplicadas en el contexto europeo, como Prime, un acelerador de la innovación farmacéutica, que, aclaró, tiene un valor añadido importante, ya que “sirve para cambiar la vida de los pacientes”. Teniendo en cuenta de que el desarrollo de medicamentos es “un proceso complejo”, este representante de AEMPS destacó del Prime varios factores como la importancia del diálogo precoz, que estén involucradas las partes interesadas. También citó el Adaptive Pathways, un concepto diferente de desarrollo que, “no siempre ha sido bien entendido, por su falta de transparencia”.
De todos modos, en su opinión, la ventaja actual es que, a diferencia de épocas anteriores, ahora existen muchas iniciativas en marcha y, además, con todas las partes involucradas. “Ya no hay discrepancias como antaño”. De todos modos, recomendó no caer en posturas maximalistas ni creer que un sistema es “como una religión”, sino que hay que ver cómo va evolucionando el sector. Lo que dejó claro es que hay “señales evidentes” de que se va a producir un cambio.
También intervino el doctor José Asua Batarrita, Jefe de Servicio de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del Gobierno Vasco (OSTEBA) Osteba, que expuso la aplicación práctica que se desarrolla en el País Vasco con los registros de monitorización. En ese sentido, puso en valor la existencia de “una serie de vallas” que suponen una garantía por parte de los servicios públicos. Eficacia, calidad y saludable son tres de esos obstáculos, a los que también se puede incluir el reembolso de la inversión. “Todos es rentable y sostenible con información y datos desde el inicio”. Además de estas cuatro barreras, en la evaluación “hay que tener en cuenta el contexto”, como los aspectos organizativos, económicos, legales,… que pueden influir. Además, también avanzó que en breve habrá novedades en los cuatro estudios de monitorización realizados por los servicios de evaluación nacionales: stent esofágico biodegradable; válvula endobronquial; sistema de reparación percutáneo de la válvula mitral mediante chip y el dispositivo de cierre (oclusor) de la orejuela auricular izquierda.  
Esta mesa, que cuenta con el patrocinio de Daichii Sankyo, también permitió descubrir los sistemas de evaluación de la sanidad privada. Para ello, intervino el doctor Cristóbal Belda, director de la Fundación de Investigación Hospitales HM de Madrid. Este ha reconocido que la rentabilidad y el nivel de competencia de la sanidad privada les ha llevado a apostar por la digitalización de 25 años de historias clínicas de más de ocho millones de pacientes. Así, han sabido crear una gran base de datos, “como un Google dentro de este sistema”, donde se digitaliza no sólo los ingresos, sino la evolución ambulatoria. Eso le permite obtener “datos a tiempo real” de cualquier casauística. Entre los trabajos evaluados, figura los costes de la cirugía bariátrica como tratamiento de la diabete Tipo Mellitus tipo II, para lo que se han computado más de 12.000 casos, la evaluación de coste-efectividad del servicio de atención domiciliaria nutricional o el estudio coste-efectivida de la cirugía robótica frente a la cirugía laparoscópica. “Esta información es petróleo y muy manejable”, reivindicó.