lunes, 20 de marzo de 2017

Las cámaras hiperbáricas deben cumplir indicaciones y seguridad - DiarioMedico.com

Las cámaras hiperbáricas deben cumplir indicaciones y seguridad - DiarioMedico.com



Las cámaras hiperbáricas deben cumplir indicaciones y seguridad

La Sociedad Científica de Medicina Subacuática e Hiperbárica recomienda asegurar que las cámaras hiperbáricas cumplen con las normas de seguridad y se aplican en las patologías en las que está indicada el uso de esta técnica a las presiones y la exposición avaladas por la evidencia científica.
Isabel Gallardo Ponce | igallardo@diariomedico.com   |  17/03/2017 12:59
 
 

La recién formada Sociedad Científica de Medicina Subacuática e Hiperbárica aúna a los profesionales que han dedicado su práctica clínica a esta disciplina y quiere ser un referente, guía y consulta para la buena práctica.
Una de las recomendaciones es asegurar que las cámaras hiperbáricas cumplen con las normas de seguridad y que se aplican las terapias siguiendo la evidencia científica disponible y para las patologías en las que están indicadas. En la actualidad 20 provincias, casi todas costeras menos Madrid y Zaragoza, cuentan con cámaras hiperbáricas multiplaza en centros públicos. Algunos de estos centros son militares, pero el uso de las cámaras hiperbáricas es civil y militar. Las aplicaciones más comunes en los centros públicos son por fracturas que no consolidan, heridas que no cicatrizan, dolor neuropático, aplastamiento, accidentados y secuelas radioinducidas que se manifiesta en una insuficiencia cicatricial.
Fuentes de la sociedad han explicado a DM que las cámaras monoplazas son más económicas y fáciles de instalar y, aunque algunas cumplen la normativa, otras seguramente no lo hagan. Eso no quiere decir que sean peligrosas pero tampoco que tengan utilidad en las patologías para las que está indicado el oxígeno hiperbárico, sin entrar en si son eficaces para Medicina Estética o Medicina del Deporte.
En cuanto a la calidad del tratamiento, los expertos insisten en la necesidad de contar con máquinas de calidad y adaptar la presión y el tipo de exposición a cada patología. Así, una intoxicación por CO o una infección por gérmenes anaerobios se tratan a 3 ATA, la cicatrización suele realizarse a 2-2,5 ATA, mientras que los pacientes con dolor requieren presiones elevadas y los retardos de cicatrización y de úlceras menor presión.